La necesaria regulación del mundo digital para la protección de los derechos de los ciudadanos

Adeces - Monday, February 25, 2019.
Enviado por Adeces

 

En p

En primer lugar quiero agradecer a la Asociación de Internautas la invitación a esta mesa de la privacidad, un asunto de gran transcendencia y calado para los ciudadanos y sus derechos.

 

Permítanme, antes de profundizar, que defina brevemente el CONTEXTO en el que nos movemos y que determina el tipo de sociedad que estamos construyendo, consciente o inconscientemente.

 

En primer lugar, es preciso señalar que el contexto actual está protagonizado por el desarrollo del Big Data, el tratamiento masivo de datos, que se impone como una tendencia imparable de la que pueden derivarse efectos positivos y negativos.

 

Por otra parte, como herramienta, el Big Data despliega su potencial en los campos de la inteligencia social, el marketing y la seguridad, es decir, su ámbito de desarrollo es inmenso: comercio, desarrollo urbano, sanidad, libertades, democracia, medioambiente…

 

La aplicación del Big Data en estos campos permite mejorar el aprovechamiento de los recursos, la conservación del medio…etc., personalizar productos, incrementar la eficiencia económica y la persecución de los actos delictivos.

 

Sin embargo, si no se refuerzan los derechos de los ciudadanos, el Big Data destila consecuencias negativas para la libertad, la democracia y la competencia.

 

Los casos reales, de los que hemos tenido algún conocimiento hasta la fecha, son una buena prueba de estas perversiones derivadas de una mala práctica del Big Data.

 

Así ocurre cuando, por ejemplo, se recopilan atributos personales para su venta que incluyen más perfiles de los explícitos, al objeto de conocer las características psicológicas de los usuarios. 

 

También sabemos que la capacidad de la tecnología para abordar el tratamiento masivo de datos permite poner en juego técnicas de persuasión psicológica que influyen en el comportamiento de las personas, como consumidor o como ciudadano, es decir, como sujeto político.

 

Ahora conocemos que los gobiernos, con el argumento de la seguridad, pueden tener acceso ilimitado a los datos recopilados desde las grandes plataformas a través de redes sociales, servicios de mensajería o servicios de fidelización.

 

Otro ejemplo lesivo para las libertades y relacionado con la exacerbación de la seguridad, es la discriminación practicada por razones de religión, que padecieron 1,8 millones de musulmanes, cuyos datos fueron comercializados por 126.851 euros por Exact Data (7 céntimos de euro por persona) según Amnistía Internacional (AI) .

 

Sabemos que cualquiera de las grandes compañías Amazon, Facebook, Google, Microsoft, tratan de transmitirnos que podemos confiar en ellas para custodiar nuestra información (agendas, contactos, fotos…) y que estará a nuestra disposición cuando lo necesitemos. Pero, de momento, ellos ya tienen nuestra información y la pueden analizar, sacar conclusiones para, por ejemplo, transmitirnos ofertas de productos concretos.

 

Facebook o Google priorizan unas informaciones sobre otras o las diferencian según la veracidad: NOS CONDICIONAN. CONDICIONAN EL MUNDO. LIMITAN LA DEMOCRACIA.

 

Pero la perversión también llega a otras esferas menos visibles. Se relativiza el valor del conocimiento y la propiedad intelectual. Es lo que hace Amazon cuando sitúa el precio de un libro electrónico más bajo que el de papel, lanzando el mensaje de que el coste de un libro no es el capital intelectual, sino su impresión.

 

Los algoritmos que rigen las búsquedas condicionan el mercado, limitando la competencia en el plano comercial o político.

 

Las condiciones de uso de algunas redes limitan los derechos fundamentales, como la libertad de expresión.

 

Ha habido brechas de seguridad de las que nos hemos enterado tres años después de que acontecieran. Es lo que ocurrió en 2014 con la fuga de millones de datos de Yahoo, de la que se tuvo conocimiento en 2017. Es un gran problema, que el Reglamento General de Protección de Datos trata de atajar, estableciendo mecanismos obligatorios de información a las autoridades de control de datos y a los propios usuarios en un plazo, a ser posible, de 72 horas.

 

Según un estudio de Kaspersky, 54 aplicaciones de Android funcionan por sí solas consumiendo 22 MB de datos por día, sin que el usuario ni siquiera las abra.

 

Sigue 

https://www.adeces.org/la-necesaria-regulacion-del-mundo-digital-para-la-proteccion-de-los-derechos-de-los-ciudadanos/

 

 

 

 

 

Acerca de Adeces

ADECES es la Asociación pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales.

Constituida en octubre de 2004, es una entidad sin ánimo de lucro y de carácter plural. Desde su inicio tanto sus asociados como colaboradores son profesionales que desarrollan su labor en áreas diversas como energía, economía, derecho, sanidad, vivienda, urbanismo, arquitectura, telecomunicaciones… y, además, participan de manera activa en diversos ámbitos de la sociedad civil.

ADECES ha nacido con la vocación de aproximarse a múltiples temas, tantos como sus asociados o colaboradores sugieren, desde una perspectiva profesional y con la finalidad de afianzar, profundizar o innovar en el marco de los derechos ciudadanos de un modo acorde a la realidad socio económica del mundo actual.

Mas información acerca de Adeces

Información de contacto

@Adeces

  • Imprimir
  • Reportar abuso

Comentarios

Escribe tu comentario