El Inmenso Poder de la Narrativa Económica

pedro luis martin olivares - Sunday, March 5, 2017.
Enviado por pedro luis martin olivares

Pedro Luis Martín Olivares: Las historias que contamos acerca de la economía pueden determinar profundamente los resultados económicos reales, e incluso llegar a ser auto-realizables.

En un nivel, esto no puede ser sorprendente. La economía trata, en última instancia, sobre el comportamiento humano, y cómo nos comportamos dependerá, para bien o para mal, de las cosas en que creemos. Los economistas tienen una larga tradición de describir los altibajos de la economía en términos de “espíritus animales”, las oscilaciones, a veces inexplicables, se basan en las creencias que las empresas y las familias tienen sobre el futuro.

Como recientemente argumentó el economista ganador del premio Nobel, Robert Shiller, con demasiada frecuencia los economistas sólo han confiado en explicaciones “narrativas”, cuando sus herramientas estándares fallan. Shiller plantea que debe exigirse un estudio mucho más riguroso acerca del papel que tienen las narrativas en la conducción de los acontecimientos económicos y de mercado.

Un ejemplo llamativo de este efecto narrativo es el salto estratosférico en el optimismo de las pequeñas empresas informado por la Federación Nacional de Negocios Independientes. Su índice de optimismo para pequeñas empresas registró el mayor incremento mensual en la historia de la encuesta tras la victoria de Trump en Estados Unidos y ahora se encuentra en el nivel más alto desde 2004.

Parece que el resultado de las elecciones condujo a una narrativa positiva sobre la economía que se apodera de las pequeñas empresas, lo que podría traducirse en una mejora autocumplida de la actividad económica, si se traduce posteriormente en planes de inversión y gastos.

La victoria de Trump también muestra los cambios dramáticos que las narrativas pueden producir. En el período previo a las elecciones de noviembre, los mercados respondieron consistentemente a los acontecimientos de la campaña de tal manera que sugiriendo a los inversores de capital que prefirieran una victoria de Clinton. Por ejemplo, después del primer debate presidencial, ampliamente visto como la mejora de las posibilidades de Clinton de ganar las elecciones, los mercados de renta variable se comportaron positivamente, con el índice S & P de acciones en 0,7%.

Luego, el S & P 500 cayó aproximadamente 0,8% inmediatamente después de la noticia de que la Oficina Federal de Investigación (FBI) estaría reabriendo el caso de correo electrónico de Clinton, presumiblemente en la expectativa de que este escándalo dañaría su apoyo. Sin embargo, a las pocas horas de la victoria de Trump, los mercados financieros decidieron que el resultado era una buena noticia para las acciones y la economía, de manera más general.

Es difícil creer, que la nueva información derivada del triunfo de Trump contenga tantos elementos como para provocar que los inversores y las empresas en un periodo tan breve de tiempo aprendan e internalicen lo suficiente para explicar el cambio en la forma de pensar. Esto sugiere que los cambios en la narrativa son muy difíciles de precisar sólo en términos de los hechos económicos subyacentes.

Una nueva narrativa ahora está emergiendo alrededor de la política del dólar conectada a la administración del triunfo de Trump. Tradicionalmente, el Departamento del Tesoro de los EE.UU. ha sido el único responsable de hacer comentarios sobre el dólar, y ha tenido una política de larga data a favor de una moneda fuerte. Pero el nuevo presidente ha iniciado una postura de realizar comentarios abiertos sobre el dólar.

Parece querer debilitarlo para impulsar a los exportadores y ayudar a los fabricantes. Esto hizo que el rápido ascenso del dólar después de las elecciones se detuviera bruscamente, y la moneda se volvió especialmente sensible a los comentarios del presidente Trump. En una entrevista reciente con el Wall Street Journal, Trump describió el dólar como “demasiado fuerte” y afirmó que está “matándonos”. Como consecuencia de estas declaraciones, el índice del dólar cayó un 1%.

Sin embargo, tanto el Presidente Trump como esta nueva narrativa se enfrentan a un gran obstáculo en la forma de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed). Como señaló la presidenta de la Fed, Janet Yellen, en su testimonio de febrero ante el Congreso, el mercado de trabajo de Estados Unidos ha visto mejoras “generalizadas” y “el ritmo de crecimiento de los salarios ha aumentado”. Pero señaló que los cambios en la política fiscal “podrían afectar potencialmente las perspectivas económicas”.

Esto se debe a que la gran flexibilización fiscal planeada por la administración Trump podría aumentar las presiones inflacionarias, obligando a la Fed a elevar las tasas de interés más rápidamente. Esto, a su vez, pondría presión al alza sobre el dólar. Dos de los principales objetivos de política de Trump – una política de dólares que ayude a los fabricantes y una política fiscal que reduzca los impuestos – precisando que están en tensión entre sí.

El presidente Trump no es impotente frente a este dilema del dólar. Tras la reciente renuncia del gobernador de la Fed, Daniel Tarullo, Trump puede nombrar a tres miembros este año, de un total de 12 votantes en el comité de fijación de tarifas de la Fed.

También puede reemplazar a Yellen y su diputado, Stanley Fischer, en 2018. Esto le brinda a Trump una gran oportunidad para reformar el banco central. Estos nombramientos son siempre vigilados de cerca por los inversores, ya que tratan de averiguar si el nuevo miembro es una “paloma” – alguien que tiende a preocuparse más por el desempleo y que prefiere una política no agresiva – o un “halcón” – alguien que tiende a preocuparse más por la inflación y que prefiere políticas más agresivas.

En general, hubo muchas especulaciones acerca de si el Presidente Trump recogerá a las palomas o halcones. Sin embargo, podría elegir candidatos que no son ninguno, y en cambio tratar de dirigir la política de modo que sirva a sus propios intereses. Específicamente, podría decidir que la forma de resolver el dilema del dólar es nombrar a los encargados de formular políticas que estén dispuestos a mantener bajas las tasas de interés, incluso cuando la inflación se eleva muy por encima del objetivo del 2% de la Fed.

Esto podría ayudar a asegurar que el dólar se mantenga débil, en línea con las aparentes preferencias de Trump. En algunas circunstancias, podría ser que un poco más de inflación a cambio de un dólar más débil sea un intercambio razonable, lo que constituye una preferencia de política perfectamente legítima.

Sin embargo, el trabajo de Shiller sobre narrativas destaca el riesgo de esta estrategia. Si un relato toma en cuenta que la Fed ha abandonado su compromiso con la inflación baja, su credibilidad podría drenar muy rápidamente – incluso si hay poco cambio en los hechos subyacentes. Los Estados Unidos podrían entonces enfrentarse a un creciente problema inflacionario y al deterioro de las autoridades. Por esta razón, el presidente Trump debe elegir sus nombramientos de la Fed con mucho cuidado.

Pedro Luis Martín Olivares
Economía y Finanzas Global

Acerca de pedro luis martin olivares

En Pedro Luís Martín Olivares encontrará las principales noticias sobre Economía, Finanzas, Dinero, Inversión, Política y Opinión del momento.

Mas información acerca de pedro luis martin olivares

Información de contacto

Pedro Luis Martín Olivares

  • Imprimir
  • Reportar abuso

Comentarios

Escribe tu comentario