El Norte de Castilla entrevista a Miguel Díez fundados de remar Ongd Internacional

Remar - Tuesday, August 18, 2015.
Enviado por REMAR

Uno de los diarios más antiguos y prestigiosos en lengua castellana, el decano de la prensa de Castilla y León, EL NORTE DE CASTILLA publicó en su edición impresa la interesante entrevista a Miguel Díez, presidente y fundador de la ONGD REMAR INTERNACIONAL que reproducimos a continuación:

REMAR PRESTA AYUDA A 60.000 PERSONAS EN LOS CINCO CONTINENTES

LA ORGANIZACIÓN, QUE CUMPLE 35 AÑOS, TIENE DELEGACIONES EN 70 PAÍSES EN LOS QUE CUBRE LAS NECESIDADES BÁSICAS DE LOS LOCALES

10 agosto 2015

«Fui adicto al póquer con dados durante veinte años, pero cuando estaba casado y con cuatro hijos sufrí una experiencia espiritual que cambió mi vida». Así explica Miguel Díez, fundador de Remar, cómo nació, hace 35 años, una organización que ya se encuentra en setenta países de los cinco continentes.

La adicción al juego le vino de su padre, con el que empezó a jugar, que por culpa de las cartas perdió su matrimonio. La experiencia espiritual le llegó con el nacimiento de su hija. La niña nació enferma y tenía riesgo de muerte. Unos evangelistas le dijeron a la mujer de Díez que si rezaba por su niña, se curaría. Sorprendentemente al día siguiente a la pequeña la dieron el alta. A partir de ahí su mujer se convirtió en creyente. Díez era el director de la clínica donde la niña estaba ingresada. El tratamiento que la habían dado era fuerte, sí, «pero era imposible que se hubiese recuperado tan rápido, y lo sabíamos», afirma. Algo comenzó a cambiar dentro de él. El póquer le tenía «atado, llegaba como pronto a las tres de la maña a casa, cuando no jugaba llegaba a darme cabezazos contra la pared». Además vió que se estaba repitiendo la historia con su padre, incluso tenían los mismos hijos y del mismo género. Decidió que su vida tenía que cambiar y se convirtió como su mujer.

A partir de ahí comenzó a vivir para ayudar a los demás. Empezó, hace 35 años, por dos hermanos de su mujer que vivían en Madrid y que estaban metidos en el mundo de la heroína. Los llevó a su casa en Vitoria, y los ayudó a salir del mundo de las drogas. Hoy en día uno de ellos es director general de Remar en Estados Unidos. El otro empezó como misionero en Centro América y hoy se encarga de coordinar la organización en la zona sur del país.

Díez comenzó a recoger más drogadictos que lo necesitaban, y se vió obligado a comprar una finca de 50 hectáreas cerca de Vitoria para poder acoger a todos los que llegaban. Pero también se le quedó pequeño, y tuvo que comprar nuevos centros para atender la gran demanda que recibía. Poco a poco Remar fue creciendo y se extendió a todo el País Vasco. A partir de ahí se extendió a toda España. Después a Portugal, a Inglaterra y saltó el charco para llegar a Perú. A partir de ahí los centros de la organización por el mundo crecieron de manera exponencial, hasta llegar a tener centros en 70 de los 194 países que existen en el mundo.

«Hemos tenido una vida difícil. Nos han puesto mucha oposición, porque el que calla permite y otorga, y nosotros no nos callamos, denunciamos las injusticias de los lugares a los que vamos. Además no nos encasillamos con ninguna idea política ni ninguna religión, y si tú no te defines te define el resto como contrario a lo que ellos piensan. Nos han hecho la vida imposible en muchos casos», afirma Díez.

Una de las mayores crisis que vivió la organización vino con el estallido del sida en España. Estaba muy mal visto que la gente muriese de esta enfermedad, y el miedo de la población a contraer esta enfermedad era enorme. El sistema penitenciario permite a los reos salir si tienen una enfermedad terminal como es esta, por lo que llamaban a sus familias para que volviesen a casa, pero los rechazaban, por lo que los enfermos eran mandados a morir a los centros de Remar, «sin que la organización recibiese ni un euro», afirma Díez. Allí atendían a los enfermos y los acompañaban hasta el momento final, para que no muriesen solos y abandonados.

La organización no solo se encarga de atender y rehabilitar drogadictos, aunque fuese la primera acción que comenzó a ejecutar. Hoy en día las necesidades de los habitantes del planeta son enormes y muy variadas, y desde Remar se encargan de atender a todo el mundo que sufre necesidades básicas como son la alimentación, el hogar o la educación.

La sede mundial de la organización se encuentra en Madrid, donde se mudaron desde el País Vasco hace unos veinte años. Desde España han llegado a salir más de 100 contenedores de ayuda humanitaria al año. En la actualidad son menos los que salen desde aquí, pero no menos los que se envían, ya que cuando una delegación en un país comienza a ser autosuficiente, creando una «cadena de generosidad mundial», comienza a enviar ayuda a otros países que lo necesitan, lo que reduce la necesidad de que España envíe ayuda.

Para mantenerse a flote, la organización cuenta 1.500 empresas que ha creado para obtener beneficios. Un ejemplo es el rastro de muebles que tiene en la calle Daniel del Olmo de Valladolid, donde cualquiera puede acudir y comprar cualquier tipo de mueble para su hogar a un precio asequible que además va destinado a financiar una causa noble, como la creación de clínicas de salud, hospitales, realizar trabajos agrícolas, alimentar a los desfavorecidos, crear escuelas y centros de formación profesional que den un futuro a todos aquellos a los que Remar ayuda.

Para ilustrar la actividad de la organización, Díez pone como ejemplo el caso de Guatemala, donde atienden aproximadamente a mil niños. Cuando llegaron a este país, no había heroína, pero había niños que vivían entre la basura, y no tenían ni hogar ni educación.

Estos menores fueron acogidos, y para ellos se construyeron una pequeña universidad y tres colegios, en los que pudieran estudiar y tener un futuro.

En la actualidad, Remar está formada por 60.000 personas que viven en comunidades repartidas por el mundo. De todas esas personas, 4.000 viven en España. En estas comunidades «no hay ricos ni pobres, ya que todos tenemos, por igual, lo necesario para vivir», concluye Díez.

JUAN PASCUAL | VALLADOLID / EL NORTE DE CASTILLA

Desde la ONGD REMAR INTERNACIONAL agradecemos a la dirección y redacción de EL NORTE DE CASTILLA por su amable generosidad y por dar a conocer esta obra de amor y misericordia en la que cientos de miles de personas, por la Gracia de Dios, han conseguido superar sus problemas y han encontrado una nueva vida.

REMAR 33 AÑOS…PORQUE EL AMOR DE DIOS NOS IMPULSA.

http://www.remar.org/noticias-4/1041-el-norte-de-castilla-entrevista-a-miguel-d%C3%ADez-fundador-de-remar-ongd-internacional.html

 

 

   

Acerca de Remar

Somos una ONG INTERNACIONAL BENÉFICA CRISTIANA para la ayuda, promoción y desarrollo de personas marginadas, dedicada desde hace más de 30 años a la lucha contra la injusticia, la adicción a las drogas, el hambre, la deficiente nutrición, la miseria, la enfermedad, el subdesarrollo, el analfabetismo, el maltrato infantil, la falta de instrucción y las causas que lo provocan, el abandono, la violencia y la delincuencia… Trabajamos ya en 70 países gracias a la ayuda de Dios y al apoyo de miles de colaboradores voluntarios que dedican sus vidas al servicio de otros.

REMAR comienza su labor en España en 1982, afianzándose dentro de la sociedad española, dando respuestas coherentes a muchos colectivos marginales a través de sus Programas de actuación social.   

 

Mas información acerca de Remar

Información de contacto

902444117

  • Imprimir
  • Reportar abuso

Comentarios

Escribe tu comentario