Aprender a vivir con las secuelas del Covid-19

El Covid-19 ha sido un virus que traído graves consecuencias en la sociedad, no solo a nivel de la salud sido también en nuestra sociedad y económicamente, secuelas con las que hay que aprender a vivir, porque son parte de la nueva normalidad.

En la actualidad muchas personas en todo el mundo están siendo víctimas no del virus activo como tal, sino de las secuelas que ha dejado, y es que no se trata solo de un debilitamiento en su inmunidad, sino también de problemas mentales y psicológicos, los cuales aun se estudian.

Una sociedad que debe aprender de lo que hemos pasado

Se estima que la sociedad a nivel mundial no ha de ser la misma luego del Covid-19, primero se prestara mucha más atención a lo importante que es la salud para la población, de manera que se espera que los gobiernos inviertan mucho más presupuesto en sus hospitales y a incentivar a los jóvenes a estudiar materiales relacionadas con el área de la salud.

También la sociedad va a ser mucho más solidaria, porque se sabe que de problemas de grandes magnitudes como esta pandemia, solo se sale cuando toda la sociedad está unida y hace un esfuerzo en cumplir todas las normas, muchos también han reflexionado sobre la seguridad, por ello tienen en casa ahora puertas acorazadas y otros elementos de seguridad importantes.

Y es que la seguridad personal es algo que siempre va a preocupar a las personas, porque se trata de una responsabilidad individual, de manera que las personas buscan la ayuda de los profesionales, que pueden recomendarles la instalación de puertas acorazadas, de persianas o de cerraduras modernas.

Sobre los problemas mentales

Durante la pandemia muchas han sido las enfermedades métanles y psicológicas diagnosticadas, algunas son responsabilidad directa del confinamiento, de las pérdidas e seres queridos o de la pérdida de su trabajo, otras son producto de las secuelas propias del virus.

Y es que el encierro, la perdida de trabajo, la situación económica, la cancelación de muchos proyectos y claro, la pérdida de seres querido ha hecho que muchas personas se depriman, lo cual es algo que claramente puede ser un problema grave en el futuro.

Estos problemas mentales deben tratarse a tiempo, en muchos casos se necesita de medicación, ya que la depresión y la ansiedad son enfermedades que si no se tratan por médicos profesionales, pueden incluso causar la muerte por suicidio.

Secuelas que han incapacitado a muchos

Una vez que se supera el virus del covid-19, el drama de algunas personas no termina ahí, y es que muchos quedan con insuficiencia respiratoria, problemas en su corazón, hígado y riñones, adema de que también puede generar problemas neuronales, que se traducen en vértigos, en adormecimiento de las manos y pies, así como espasmos o calambres en los músculos.

Una situación que sin lugar a dudas ha generado que algunas personas no puedan volver a sus trabajos porque simplemente no pueden desenvolverse como lo hacían antes del virus.

error: Content is protected !!