Merkel rectifica su decisión respecto al confinamiento en Semana Santa

La evolución del coronavirus en Alemania ha alcanzado estadísticas preocupantes, de hecho la autoridad del departamento de Salud Pública reportó que el número de infecciones diarias es de 2.000 casos diarios, lo que genera un promedio de 108 personas de cada 100.000 se infectan semanalmente.

Primer anuncio de Merkel

Debido a la grave situación que se presenta en Alemania, la canciller Angela Merkel había anunciado un confinamiento estricto durante el periodo de Semana Santa, una decisión que fue acordada en una reunión con los 16 estados confederados, y su principal intención es la de impedir el incremento de los infectados.

La orden era cerrar casi todas las tiendas desde el 1 al 6 de abril, excepto los servicios esenciales, por ejemplo, en caso de requerir un cerrajero de Poblenou para solucionar un problema que compromete tu seguridad, era considerado un servicio esencial.

Tampoco se podían reunir más de 5 personas mayores de 14 años y que pertenecieran a 2 hogares diferentes, en cuanto a las tiendas de comestibles, estas solo podían abrir el día 3 de abril.

También acordaron que cualquier persona que desee entrar al país, debe realizarse un test PCR, sin importar el lugar de procedencia, sin embargo, la sugerencia es realizar solo viajes estrictamente necesarios.

Y aun siendo medidas rigurosas, la canciller había señalado que las mismas no serán suficientes para detener el crecimiento exponencial.

La disculpa de Merkel

A menos de 48 horas, la canciller Merkel dio marcha atrás a todas las medidas indicadas para ser llevadas a cabo en Semana Santa, aclarando que las mismas tenían una buena intención, pero señaló que fue su error y pidió perdón a los ciudadanos.

Sin embargo, este cambio se originó porque luego de hacer pública la decisión de endurecer y prolongar las medidas de confinamiento, comenzaron a llegar fuertes críticas de todas las direcciones, incluyendo de las filas del gobierno.

Esta reacción proviene en su mayor parte de las organizaciones profesionales, quienes hacen mención del contexto económico que se encuentra en un grave nivel de deterioro, a tal punto que más de 100.000 tiendas están contemplando el cierre definitivo en Alemania.

¿Quiénes censuraron las medidas?

Para muchos, este confinamiento estricto paralizaba casi por completo el país durante la temporada de Semana Santa, sin embargo estos podrían crear problemas legales y de aplicación.

Vale destacar, que Alemania inició su primera fase de desescalada desde el pasado 8 de marzo, tiempo en el cual ha abierto el comercio minorista, centro deportivos, museos, entre otros. Los colegios se han mantenido su operatividad, pero siguiendo con gran respeto una serie de estrictas restricciones.

Uno de los primeros sectores en sentirse amenazados fue el comercio minorista, en especial porque hace apenas 2 semanas que el comercio no esencial tuvo la oportunidad de abrir nuevamente sus puertas desde la temporada de navidad, siguiendo con el protocolo de seguridad, y consideran que ellos no son focos de infección.

Por otra parte, el ministro del interior conservador Horst Seehofer comentó que estaba asombrado de que todos estos partidos sugieran que las iglesias no celebren servicios, especialmente en Semana Santa.

error: Content is protected !!